Saltar al contenido

Aceite de oso

aceite de oso

El aceite de oso es un producto muy valorado por sus notables beneficios para la salud y la belleza, se creía en el pasado que podía ayudar con la calvicie en los hombres, pues el oso es un animal muy peludo. Hoy en día se emula esta sustancia con aceites vegetales, pues matar a los osos por un poco de grasa es un acto cruel.

¿Qué es?

Es la grasa que acumula el oso para su hibernación, se produce durante los 6 o 9 meses que pasa alimentándose para enfrentar el invierno. Este producto se obtenía generalmente del oso pardo y se mezclaba con perfume con el fin de enmascarar su olor, por lo general, lavanda, esencia de rosas o aceite de almendras amargas.

También se creía que la mejor grasa provenía de los osos rusos y era tan elevada la demanda que algunos fabricantes la sustituyeron por otras grasas animales.

La grasa de los osos es transformada en aceite porque cuenta con una mejor consistencia y se conserva mejor durante más tiempo.

Hoy en día casi no se utiliza la grasa de oso, sino que algunos laboratorios reproducen sus propiedades mezclando diferentes aceites.

Historia y origen del aceite de oso

Se cree que fueron los nativos americanos los primeros en atribuirle propiedades a la grasa del oso para favorecer el crecimiento del pelo y para tratar afecciones músculo-esqueléticas. Su uso en Europa inició en el año 1653, como un popular remedio para tratar la pérdida de cabello en los hombres.

Este producto se comercializó en forma de pomada hasta la Primera Guerra Mundial, siendo una de las marcas más conocidas una empresa llamada Atkinsons.

La grasa de oso llegó a ser un producto muy demandado en el siglo XIX, la caza de osos creció masivamente. La caza fue tan grande para producir aceite en un pueblo de Arkansas, que éste llego a ser nombrado “Oil Trough”.

¿Para qué sirve el aceite de oso?

El aceite de oso cuenta con múltiples usos y por eso es que hoy en día aún es muy demandado:

  • Aliviar la calvicie.
  • Estimular el crecimiento del cabello.
  • Eliminar la caspa del cuero cabelludo.
  • Para tratar enfermedades del tracto respiratorio
  • Proteger la piel de un clima frío.
  • Rejuvenecer la piel.

Propiedades y beneficios del aceite de oso

Entre las propiedades y beneficios que ofrece el aceite de oso podemos mencionar las siguientes:

Para el cabello

La mezcla de aceites utilizada hoy en día para preparar aceite de oso es muy beneficiosa para el cabello, hace que crezca más rápido y mantiene nutrido el folículo piloso evitando la calvicie o la caída del cabello.

Para la caspa

El aceite de oso hidrata y calma la piel, eliminando los hongos que pululan en el cuero cabelludo y que causan la caspa. También aporta nutrientes que nutren el cabello desde la raíz hasta las pintas para que luzca sedoso, hidratado y brillante.

Para la barba

Es muy recomendado para la barba, hidrata los folículos capilares y la piel, permitiendo que esa zona del rostro este suave y nutrida. También estimula el crecimiento del vello, por lo que es ideal para quienes desean una barba frondosa.

Para las pestañas

Este aceite se puede aplicar sobre las pestañas para hidratarlas y nutrirlas, estimulando su crecimiento.

Para el dolor

Es muy recomendado para aliviar los dolores musculares, de huesos y tendones. Puede aliviar el dolor de las quemaduras provocadas por el sol, para tratar la artritis y dar masajes terapéuticos.

Se emplea como un bálsamo medicinal para aliviar el reumatismo, las molestias en músculos y tendones, lesiones como esguinces y más.

Para la cocina

El aceite de oso se emplea en la cocina para freír y elaborar pasteles. Es considerado como el mejor para las cortezas de los pasteles.

Otros usos y beneficios

  • Se emplea como un repelente de insectos.
  • Puede aportar resistencia y durabilidad al cuero, madera y metal.
  • Se utilizaba como combustible para lámparas, produce una llama que no desprende humos y 50 g de aceite mantienen encendida una lámpara por una hora.
  • Se utilizaba para predecir el clima. Se dejaba la grasa expuesta en una ventana orientada al sur. Según su apariencia se puede predecir el tiempo. Dichos cambios provienen de las alteraciones de la presión y temperatura.

Para las estrías

No existe evidencia que confirme que el aceite de oso reduzca las estrías, para eso se recomiendan otros tipos de aceites como el de oliva, almendra, ricino, coco y argán.

Para los niños o bebés

No se recomienda a menores de tres años. Se recomienda su aplicación en el cabello de las niñas para mantener su cabello brillante y abundante.

¿Cómo se utiliza?

Dependiendo del beneficio deseado, el uso variará:

Para tratar la calvicie y caída de cabello

Debes calentar suavemente el aceite de oso por 10 segundos a baño de maría, luego debes aplicar sobre tu cabello, desde la raíz hasta las puntas y masajear por 10 minutos. Enjuaga con agua tibia y repite dos veces por semana.

Para tratar la caspa

Coloca el aceite sobre tu cuero cabelludo y masajea por 20 minutos, luego enjuaga y repite dos veces por semana hasta notar los resultados.

Para la barba

Coloca unas gotas en tus manos, frota y coloca sobre la barba con masajes circulares durante unos 10 minutos. No necesitas enjuagar. Repite tres veces por semana.

Para las pestañas

Toma un rímel usado y limpio y humedécelo con aceite de oso. Aplica en las pestañas desde la raíz hasta las puntas. Si no tienes rímel, siempre puedes utilizar hisopos.

Controversia sobre el aceite de oso

Se considera un mito que el aceite de oso haga crecer el cabello o combata la calvicie, además, la forma de obtener la sustancia original implica matar osos, de los cuales muchas especies ya están en peligro de extinción.

Existen muchas sustancias que emulan sus beneficios, por lo que no es necesario comprar este producto. También, puedes comprar la formula preparada a partir de aceites vegetales.

¿Cómo se obtiene el aceite de oso?

Para evitar la casa indiscriminada de osos, se ha desarrollado una fórmula que emula sus propiedades y que contiene ingredientes como aceite de jojoba orgánico, aceite de ricino, aceite de oliva, aceite de almendras, vaselina, aceite de girasol, vitamina E, colágeno, derivados de la grasa de coco y otros compuestos.

Cómo prepararlo en casa

Si no confías en las marcas que comercializan aceite de oso sintético, siempre puedes elaborarlo en casa. Para ello necesitas partes iguales de:

  • Aceite de jojoba orgánico.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Aceite de ricino.
  • Aceite de girasol.
  • Aceite de almendras.

A estos aceites debes de agregar:

  • Algunas perlas de vitamina E.
  • Vaselina.
  • Colágeno.
  • Grasa de coco.

Hasta obtener la consistencia deseada. Recuerda almacenar en un ambiente fresco y seco y en un envase bien esterilizado.

¿Dónde comprar el aceite de oso?

Si buscas aceite de oso original puedes encontrarlo en la web y en herbolarios cercanos al hábitat de los osos. Si no deseas contribuir con la muerte de estos animales, siempre puedes comprar la mezcla de aceites que emulan sus propiedades.

Contraindicaciones y efectos secundarios del aceite de oso

  • El consumo de aceite de oso por vía oral puede provocar enfermedades de cálculos biliares.
  • No debes consumir si padeces de enfermedades del tracto biliar.
  • No emplear durante el embarazo y el período de lactancia.
  • Puede provocar alergias en las vías respiratorias y en la piel.
  • No debe emplearse si se padece de obesidad o si se consumen medicamentos que impliquen una carga para el hígado.
  • Consúmelo por vía oral solo por orden médica.
  • Antes de utilizarlo por primera vez, aplica una pequeña cantidad en la base de tu muñeca. Si al día siguiente no notas reacción, es seguro para tu piel. Si vas a consumirlo, inicia con media cucharadita.